Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Opinión

Historias del Metro

Muy pocas personas de las que habitan la hoy Ciudad de México (antes Distrito Federal) no han viajado en Metro,

Hace muchos años cuando era adolescente intenté, con mis amigos, escribir un libro que se llamara “Historias del Metro”, recuerdo que nos reuníamos a hablar de cosas que nos pasaron en ese gusano que transpira gente.

Muy pocas personas de las que habitan la hoy Ciudad de México (antes Distrito Federal) no han viajado en Metro, desde los más fresas o Fifís para los 4T, hasta aquellos que han hecho de andenes, pasillos y carros del Metro, un mercado.

En mis tiempos estudiantiles, conocí a muchas chicas y hasta tuve amores ocasionales entre estación y estación ¡qué tiempos! No existían las redes sociales ni teléfonos celulares, así que conocer a alguien era un reto, una aventura y en una de esas, un acto deliciosamente gratificante.

Una vez, en un vagón, me encontré un libro de Carlos Fuentes y en otra perdí un disco de U2. Las personas duermen, comen, se maquillan, discuten, se enamoran, se pelean, sueñan, gozan, ríen, se enferman, leen, piensan, lloran, se embriagan, se drogan, ligan, se pelean, son solidarias, abusivas, pacientes y son asaltadas en el Metro, se ven todas las combinaciones emocionales de la especie humana, todas sus actitudes, bajezas y valores.

En el metro pasan muchas tragedias a diario: se les cae el champurrado y con ello se pierde el desayuno, un frenón hace que se le corra el rimmel a la chica guapa del vagón, alguien pierde su cartera con la quincena o la raya, a alguien lo terminan o a alguien más lo cachan con el “2º frente”, siempre hay algo que pasa, a eso estábamos acostumbrados a tragedias de ese tipo.

Sin embargo, hoy sabemos que entre 2020 y 2022 ha habido más de 7.5 mil incidentes graves que involucran mantenimiento a tan diverso espacio de convivencia.

En 2020, se registraron 4,288 averías. Las cinco líneas del Metro con más casos fueron Línea 2 (673); A (476); 1 (458), 12 (359) y la Línea 3 (358). Es obvio que las líneas más viejas demanden mayor mantenimiento supervisión y vigilancia ¿pero las recién creadas por qué, acaso están mal hechas? 

En el 2021 se registraron 3,586 averías relevantes a equipos de instalaciones fijas: las líneas con mayores desperfectos fueron la A (428); 3 (397); 1 (367); B (360) y 5 (346). Si, en las instalaciones fijas, es decir donde es evidente el deterioro del tiempo, donde el mantenimiento va de resanar y pintar, a quitar y poner nueva infraestructura.

Pero en la línea 3 del Metro, aumentó el número de desperfectos al pasar de 358 a 397 entre 2020 y 2021; por eso hoy podríamos entender que no se trata de sabotaje, sino de un consistente incremento en el deterioro de los activos de la empresa que más utilizamos los ciudadanos de la CDMX.

Las otras historias del Metro

Decir que es un acto de sabotaje es dos cosas: algo muy serio y un dicho demasiado ególatra.

El argumento es muy serio, porque debe sustentarse con evidencias como averiguaciones previas o al menos carpetas de investigación; personas arrestadas haciendo daños a las vías de comunicación, videos o al menos indicios sustentados por peritajes.

Es serio el argumento, porque detonó meter a la Guardia Nacional –cuya existencia es ilegal- a un espacio muy íntimo, delicado y peligroso; no es necesario que vayan armados, su uniforme y perfil, hace la labor disuasiva suficiente para intimidarse al tomar fotos o asomarse para ver si viene el tren. 

Este organismo no debería estar en el Metro, son más de 6 Mil elementos, y de acuerdo a los reportes de la SEDENA en Michoacán hay 4,500 y en Zacatecas 1,420 elementos, apenas el 23% de los que hay los andenes del Metro.

Es un argumento ególatra, porque cuando la Dra. Claudia Sheinbaum dice que “están queriendo descarrilar a su gobierno” -esto en PNL se llama distorsión del lenguaje por omisión- ¿quién quiere descarrilar a su Gobierno? Decirlo así, sin sustento y sin señalar quién o a quienes se refiere, solamente es irresponsable y manipulador.

La Dra. Sheinbaum argumenta que “le han dicho” que los eventos son poco usuales ¿Quién le ha dicho? ¿Qué más le han dicho? ¿Por qué se lo han dicho? ¿Y ella qué dice? Al nivel que se manejan estas decisiones, no es posible tomar acción con base en dichos.

Si tomamos en cuenta las preferencias en la CDMX y la constante presencia de la Dra. Sheinbaum en medios, los únicos interesados en descarrilar su gobierno serían sus propios “compañeros” de MORENA, no hay otra explicación. Por eso es que es un acto ególatra y protagonista.

Es una pena lo que pasa con el Metro de la CDMX, a sus poco más de 50 años. 

Ciertamente el deterioro de este medio de transporte no ha sido espontáneo, sino sistemático; la manera en que lo han administrado, saturado, vejado (recordemos que desde los 80´s hemos venido viendo ambulantaje dentro del Metro y bajo la mirada miope de la policía y administrativos de cada estación del sistema, cuando esto está prohibido por su reglamente interno) y saqueado, hoy comienza de mostrar un problema muy serio y que seguramente costará más vidas.

Si de verdad la Dra. Sheinbaum quisiera la presidencia, debería haber tomado varias acciones de carácter inmediatas y urgentes desde la caída del tramo de la línea 12:

  1. Implementar un plan transparente de supervisión, inspección y mantenimiento de todas las líneas del transporte metropolitano.
  2. Invertir en el sistema de transporte; incluso, ni con recursos del gobierno, sino con la iniciativa privada y extranjera.
  3. Implementar un saneamiento de ambulantaje, corrupción y desvío de dinero.
  4. Cesar y encarcelar a los funcionarios que por omisión o negligencia cometieron errores que desembocaron en accidentes graves y sanciones a los que simplemente no han hecho bien su trabajo.

Estos puntos bien publicitados y administrados, hubieran hecho de estos incidentes una oportunidad política que la hubiera puesto en el nivel de líder, ante una crisis, pero prefirió el camino barato e ineficiente de meter a la Guardia Nacional al Metro, cosa que le pasará factura tarde o temprano.

Ni hablar, las historias del metro seguirán escribiéndose ahora con letras rojas y narrativas de terror, con leyendas de sabotajes y desatinos hasta la siguiente tragedia.

Escríbame, me interesa conocer su punto de vista.

Mario Alberto Metacoach
@mhmetacoach

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Arte & Cultura

Para el antropólogo Desmond Morris, es uno de los gestos de insulto más antiguos de los que tenemos memoria. Y su significado es -desde...

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Copyright © 2022 Brúxula News