Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Mundo

El estafador de Tinder afirmó ser el hijo de un multimillonario de diamantes; conoce al verdadero Lev Leviev

Lev Leviev, el dueño de LLD Diamonds, destaca por sus conexiones con Vladimir Putin y un expresidente angoleño, quienes lo ayudaron a construir su imperio.

Jets privados, diamantes invaluables y huir de la ley: esto describe un día de la vida de Simon Leviev, también conocido como el “Estafador de Tinder” (gracias a la historia plasmada en el nuevo éxito de Netflix), quien supuestamente estafó a decenas de mujeres por un estimado de 10 millones de dólares, haciéndose pasar por el hijo de Lev Leviev, el magnate israelí de los diamantes.

Simon Leviev, cuyo verdadero nombre es Shimon Hayut, cumplió cinco meses de una sentencia de 15 meses en Israel por cargos de fraude y supuestamente fue liberado antes, en 2020, por buen comportamiento.

Hace aproximadamente dos semanas su perfil de Instagram lo mostraba disfrutando de un estilo de vida llena de lujos a pesar de que fue expulsado de Tinder y otras aplicaciones de citas hace varios días.

En muchos sentidos, la personalidad del “Estafador de Tinder” refleja la del ex multimillonario que había elegido como su padre ficticio. En 2003, un periodista de Forbes se reunió con Lev Leviev y su grupo de guardaespaldas en una gira por Ucrania para hacer un artículo de portada que narraba cómo ascendió hasta convertirse en el “rey de los diamantes”. 

¿Cuál fue la clave de su éxito? Sus estrechas conexiones con personas como Vladimir Putin y el presidente angoleño José Eduardo dos Santos, quienes lo ayudaron a adquirir las gemas, apoderarse de minas y socavar el dominio de la compañía De Beers en el mercado.

En otras palabras, la fortuna de Leviev (última estimación de Forbes de un poco menos de 1,000 millones de dólares en 2020) es muy real, incluso si “Simon Leviev” no lo es. La semana pasada, la compañía LLD Diamonds de Lev Leviev emitió un comunicado que decía: “Tan pronto como nos enteramos del fraude, presentamos una denuncia ante la policía israelí y esperamos que el Sr. Hayut enfrente la justicia que se merece”.

Te presentamos el artículo de portada de Forbes del 15 de septiembre de 2003 sobre Lev Leviev, “el multimillonario que desbancó a De Beers”.

Por: Por Phyllis Berman y Lea Goldman

La policía espera a Lev Leviev una vez que su jet Gulfstream 2000 aterrice en Kiev después de un vuelo de tres horas desde Tel Aviv. No se trata de una extradición criminal, sino de un comité de bienvenida, el cual incluye una caravana de limusinas y Mercedes-Benz, cada uno con dos guardaespaldas armados. El séquito acelera a lo largo de las carreteras de Ucrania, a través de los semáforos, pasando por granjas solitarias y caminos polvorientos hasta el pueblo de Zhitomir.

Leviev es un héroe local: restauró la única sinagoga que quedaba en esta ciudad, la que los nazis habían convertido en un depósito de armas y los comunistas en un cine. Ahora, una banda heterogénea de klezmer le da una serenata mientras los fotógrafos toman imágenes y los niños realizan una danza jasídica tradicional en su honor. 

En unas 400 aldeas de Rusia y la antigua República Soviética, esta escena se ha repetido innumerables veces. Leviev es un ciudadano israelí nacido en Uzbekistán de 47 años y un devoto Lubavitcher que dona al menos 30 millones de dólares al año para devolver a los judíos perdidos a su rebaño.

Este multimillonario poco conocido es también la pesadilla del gigante minero y comercializador de diamantes, De Beers conocido como “El Sindicato”. Alguna vez Leviev fue un accionista y uno de los pocos compradores exclusivos de diamantes en bruto de De Beers. 

Actualmente es el cortador y pulidor de gemas preciosas más grande del mundo y representa una fuente principal de piedras en bruto para otros cortadores, pulidores y joyeros. Aquellos que han visto su ascenso en las últimas tres décadas dicen que fue su intenso odio hacia De Beers lo que lo impulsó, pues le irritó el trato prepotente del Sindicato hacia los compradores, a quienes se les entregaban cajas de diamantes en bruto a precios de “tómalo o déjalo” y corrían el riesgo de quedar afuera para siempre si se negaban.

Leviev no critica abiertamente a su ex socio comercial sudafricano, pero su desafío parece apenas disimulado. “No voy a dejar que nadie más me diga cómo manejar mi negocio”, dice. “Crecí en la Unión Soviética. Sabía lo que era tener miedo y recuerdo que los matones de la escuela me golpeaban regularmente y me dije a mí mismo que nunca volvería a tener miedo de nadie ni de nada”.

En ese sentido Leviev le ha quitado importantes negocios a De Beers en Rusia y Angola, dos de los productores de diamantes en bruto más grandes del mundo en términos de valor. Su convicción ha inspirado a otros, como Rio Tinto, propietario de la mina Argyle de Australia, que pasó por alto a De Beers por primera vez en 1996 para vender sus 42 millones de quilates directamente a pulidores en Amberes. 

A principios de la década de 1990, el gobierno ruso comenzó a vender parte de su suministro bruto a otros, a pesar de su acuerdo exclusivo de larga duración con De Beers. Esto fue una vez que los mineros descubrieron enormes reservas de diamantes en los Territorios del Noroeste de Canadá, De Beers tuvo que pelear pero su participación en el mercado de diamantes en bruto, del 80% hace cinco años, se ha redujo a 60%.

La razón por la que Leviev es una amenaza tan grande es que ha sacudido profundamente el negocio de los diamantes ligado a su tradición. Hasta hace poco, De Beers tenía un control virtual sobre los suministros mundiales, determinando quién podía comprar piedras sin cortar, en qué cantidades, calidad, y dónde se permitía que prosperaran los centros de corte. 

Leviev puso fin a esta mafia tratando directamente con los gobiernos productores de diamantes y destrozando la relación tan importante de De Beers con los accionistas. También se convirtió en el primer distribuidor de diamantes de la industria con su dedo en cada faceta de la producción; desde la extracción y el corte, hasta el pulido y la venta al por menor, obteniendo ganancias en cada etapa.

Esto lo llevó a superar a De Beers y a volverse muy rico. Leviev Posee el 100% de su negocio de diamantes, Lev Leviev Group, y una participación mayoritaria en Africa Israel Investments. Este último es un conglomerado con sede en Yehud, Israel, cuyas participaciones incluyen: bienes raíces comerciales en Praga y Londres; Gottex, una empresa de trajes de baño; 1,700 gasolineras Fina en el suroeste de Estados Unidos; 173 franquicias de 7-Elevens en Nuevo México y Texas; una participación del 33% en Cross Israel Highway, la primera autopista de peaje de ese país; una participación del 85% en Vash Telecanal, el canal de televisión en ruso de Israel. 

Leviev también posee una mina de oro en Kazajstán, parte de dos minas de diamantes en Angola y licencias mineras en Montes Urales y Namibia, que probablemente valga 2,000 millones de dólares.

Una parte de esa riqueza proviene de la explotación de las conexiones políticas, lo que ha creado enemistad y sospecha. Un ejemplo reciente: cuando Leviev estaba preparando una oferta por el 40% de la mina de diamantes Argyle de Australia, los bancos que lo apoyaban se retiraron en el último momento. 

Las fuentes dicen que fue porque se trató de una falta de transparencia en el negocio de Leviev. Incluso si sus manos están limpias, Leviev ha tratado con personas que tienen los guantes sucios. Su omnipresente brigada de corpulentos guardias armados no es solo un espectáculo.

Parte del establecimiento judío de Rusia es para que Leviev impulse su propia marca de jasidismo, razón por la cual ha sido criticado tras asegurarse de que un rabino de Lubavitch, nacido en Italia y educado en Estados Unidos, obtuviera la ciudadanía con ayuda del presidente ruso, Vladimir Putin, días antes de que Leviev lo instalara como el rabino principal del país, aunque la nación ya tenía uno. 

“Está jugando con fuego”, dicen los críticos, al alinearse tan estrechamente con Putin. Si el presidente se torna contra él, las actividades judías de Leviev podrían verse como una violación de la promesa que los oligarcas rusos le hicieron a Putin sobre mantenerse al margen de la política para conservar sus activos, muchos de los cuales fueron notoriamente adquiridos a principios de la década de 1990.

No se puede negar la influencia de Leviev pues su relación con Putin se remonta a 1992, cuando el presidente, entonces teniente de alcalde en San Petersburgo, autorizó la apertura de la primera nueva escuela judía en la ciudad (financiada por Leviev) luego de que el alcalde dudara en hacerlo.

Leviev también se ha convertido en una especie de referente entre Israel y los países de Asia central, reclutando a los regímenes seculares de esos estados principalmente islámicos en la lucha contra los grupos terroristas fundamentalistas. 

Leviev, quien ahora vive en Bnei Brak, un enclave ultraortodoxo en Israel, es un estrecho colaborador del primer ministro israelí Ariel Sharon y de los presidentes de Kazajstán y su natal Uzbekistán. Entre sus amigos en África están los presidentes José Eduardo Dos Santos de Angola y Sam Nujoma de Namibia.

Leviev creció en la capital uzbeka de Tashkent, aunque bajo el comunismo su familia estaba comprometida con el movimiento Chabad-Lubavitch, y todos los varones, incluido Leviev, aprendieron a realizar circuncisiones rituales en secreto. El padre de Leviev, Avner, era un exitoso comerciante textil y coleccionista de raras alfombras persas. 

Después de siete años de espera, la familia emigró a Israel en 1971 y convirtió su riqueza en diamantes en bruto por un millón de dólares, que sacaron de contrabando del país. Pero cuando intentaron descargarlos en Israel, les dijeron que los diamantes eran de calidad inferior, con un valor de solo 200,000 dólares. Leviev, de 15 años en ese momento, prometió corregir el error a pesar de las objeciones de su padre, dejó la yeshivá y una vida de educación religiosa para dedicarse a los diamantes.

En 1977 abrió su propia fábrica de corte de diamantes cuando la especulación en el floreciente mercado de diamantes israelí se descontroló. La mayoría de los cortadores tenían inventario, apostando a precios en constante aumento. Luego de tres años cuando el mercado colapsó, los bancos dejaron de otorgar crédito y muchas cortadoras quebraron. 

Leviev no había pedido prestado para su inventario y tenía buenos rendimientos para expandirse a 12 pequeñas fábricas en los próximos cinco años. Sin embargo volaba con frecuencia a Londres, Amberes, Johannesburgo y Siberia luchando por encontrar suficientes diamantes en bruto, también adaptó la tecnología láser y adquirió un software de corte, una innovación revolucionaria en ese momento, para capturar más valor de su preciado suministro. 

Más tarde, sus cortadores pudieron producir modelos digitales en 3D de varios cortes de diamantes, teniendo en cuenta las imperfecciones, el tamaño, el peso y la forma antes de tocar la piedra. “Parte de su genialidad fue casar la tecnología de punta con exactamente lo que el mercado requería”, dice Charles Wyndham, cofundador de WWW International Diamond Consultants y exdirector de la división de ventas de De Beers.

En 1987 De Beers invitó a Leviev a convertirse en un valuador de diamantes, un puesto excelente otorgado a menos de 150 personas en el mundo. Para entonces, era uno de los mayores fabricantes de piedras pulidas de Israel. Dos años más tarde, el grupo estatal de minería y venta de diamantes de Rusia, ahora llamado Alrosa, le pidió a Leviev que lo ayudara a establecer sus propias fábricas de corte. 

Durante décadas, De Beers ha estado canalizando todos los diamantes en bruto a través de Diamond Trading Co., en Londres antes de revenderlos con un margen de beneficio. En la actualidad, Leviev posee el 100 % de Ruis, que corta diamantes por valor de 140 millones de dólares al año y operaciones de pulido, incluida una en Perm, Rusia, y otra en Armenia.

Leviev intervino en el negocio al cultivar una relación acogedora con Valery Rudakov, quien bajo el líder soviético Mikhail Gorbachev. La asociación abrió la puerta del Kremlin para Leviev. “Nunca hablé de negocios con Gorbachov”, insiste Leviev. “Hablé con él sobre la apertura de escuelas judías donde no las había durante 70 años”. Pero probablemente confirmó las sospechas de Rudakov de que De Beers estaba rebajando al país en el valor de sus gemas.

El trato de Leviev le dio una parte del suministro de diamantes en bruto de Rusia y le dio más dolores de cabeza a De Beers. Para 1995, se cansó de este trato y lo expulsó del círculo de valuadores. Se cree ampliamente que Leviev, tal vez anticipándose a las represalias del Sindicato, ya había obtenido un suministro aproximado de Gokhran, el depósito de gemas, oro, arte y antigüedades de Rusia, dirigido por el amigo de Boris Yeltsin, Yevgeni Bychkov. 

El gobierno ruso había decidido descargar algunas de las piedras en bruto y pulidas que había acumulado durante mucho tiempo, probablemente desde 1955, un tesoro que valía hasta 12,000 millones de dólares a principios de la década de 1990, según Chaim Even-Zohar, editor de Ramat. 

Se cree que Leviev se convirtió en un medio principal para liquidar las reservas. Además, la reserva contenía algunas de las piedras más preciosas del mundo, de 100 quilates o más, dice Richard Wake-Walker, cofundador de WWW International Diamond Consultants. 

“La increíble calidad que estábamos viendo no podía provenir de un año de minería”, dice Barry Berg, vicepresidente de ventas internacionales de William Goldberg Diamond, una firma de Manhattan que aprovechó el diluvio sin precedentes. Para 1997, una parte significativa de esa reserva se había ido.

¿Era lícita toda esa liquidación? “Para eso están las reservas estatales”, dice Rudakov, quien ahora es presidente de una unidad de Norilsk Nickel. “Cuando un país está en apuros, puede vender esas reservas”.

Sin embargo hubo usos menos legítimos. “Había uno o más fondos para sobornos del Kremlin, y se distribuyeron en una variedad de beneficios cuestionables”, dice John Helmer, un veterano corresponsal comercial de EU en Rusia. “Algunos de los ingresos se destinaron a campañas electorales, otros a cuentas en el extranjero y otros a bolsillos individuales”. 

En 1998, Thomas Kneir, entonces subdirector adjunto del FBI, testificó ante un subcomité bancario de la Cámara sobre el contrabando de las ganancias de la venta de los activos estatales de Rusia, incluidos los diamantes, en cuentas extranjeras durante los días relajados del capitalismo temprano. 

Kneir citó el asunto “Golden ADA”, en el que se enviaron diamantes en bruto por un valor de 170 millones de dólares desde Rusia a una planta que instaló en San Francisco, donde debían ser cortados y pulidos. Sin embargo Matthew Hart, autor de Diamond aclara que las gemas y el efectivo desaparecieron en el camino, se gastaron en casas de lujo y sobornos políticos. 

Si él fuera el conducto de muchas transacciones, Leviev lo habría amasado. “Lo compras hoy, lo vendes una hora más tarde y te pagan mañana”, explica Barry Berg, comprador de Manhattan. Leviev niega cualquier papel en la liquidación de las reservas de Rusia. “Eso es un chisme barato”, dice rotundamente.

Independientemente de lo que haya dicho durante los años Leviev evitó ser identificado con la “Familia”, un grupo de magnates que intentaron convertir su influencia económica en poder político. Un movimiento inteligente, porque cuando Putin se convirtió en presidente, marginó a algunos miembros de la Familia, como Boris Berezovsky. Mientras Leviev había mantenido estrechos vínculos con Putin, negociando reuniones por primera vez entre el nuevo presidente ruso y destacados políticos israelíes.

Mientras De Beers luchaba a mediados de la década de 1990 para tratar con Leviev en Rusia, tenía otro problema entre manos más cerca de casa: los diamantes de sangre. Angola, el tercer mayor productor mundial de diamantes en bruto, fue invadida por fuerzas rebeldes opuestas al presidente Dos Santos. 

Los rebeldes tomaron el control de los territorios de diamantes e inundaron el mercado con hasta 1,200 millones de dólares en diamantes al año. De Beers no tuvo más remedio que comprar el material o arriesgarse a perder el control de los precios, según el grupo Global Witness, con sede en Londres.

Los diamantes de sangre se convirtieron en una migraña de relaciones públicas para De Beers. En 1998, la Organización de las Naciones Unidas impusieron sanciones a la compra de diamantes angoleños. Un informe ampliamente difundido de Global Witness destacó a De Beers por “operar con una extraordinaria falta de responsabilidad”. Bajo presión, el Sindicato cerró sus oficinas de compras en Angola y la República Democrática del Congo, asolada por la guerra.

En 1996 Leviev ya había dejado una huella en Angola cuando realizó una inversión de 60 millones de dólares, a cambio del 16% de la mina de diamantes más grande, luego de que el gobierno se la quitara a los rebeldes. 

Alrosa, un socio, no pudo reunir el efectivo. “Dos Santos dijo que yo era el único que ayudaba a su país”, dice Leviev, quien custodiaba sus minas con ex agentes de inteligencia israelíes. (Él y el presidente se unieron, dice un informe del grupo de vigilancia con sede en Washington, DC, el Centro para la Integridad Pública, sobre su conocimiento de Rusia y el odio mutuo hacia De Beers).

Leviev ofreció generar más ingresos estatales y prometió reducir las exportaciones ilegales. Para endulzar las cosas, le dio al gobierno angoleño una participación del 51% en Angola Selling Corp., o Ascorp, el comprador exclusivo de diamantes en bruto. (Los expertos de la industria susurran que Isabella Dos Santos, la hija del presidente, tiene una participación separada en Ascorp. Leviev dijo que no sabe nada al respecto).

Hay más en la historia de lo que a Leviev le gustaría discutir. Un amigo suyo, Arcady Gaydamak, presunto traficante de armas con ciudadanía israelí y rusa, fue asesor de Dos Santos. 

Según el Centro para la Integridad Pública, a mediados de la década de 1990 Gaydamak (buscado en Francia por tráfico ilegal de armas) negoció una condonación de la deuda de Angola con Rusia a cambio de armas. 

En enero de 2000, un mes después de que Ascorp de Leviev obtuviera la exclusiva de los diamantes de Angola, Gaydamak compró el 15% de Africa Israel Investments de Leviev. En un año, Leviev volvió a comprar la participación de Gaydamak. 

“Me ofreció venderme las acciones a un buen precio”, dijo Leviev. “Ese fue un tiempo antes de que el señor Gaydamak tuviera problemas legales”. Si bien los dos ya no son socios comerciales, siguen siendo amigos.

Aparentemente Leviev cumplió su palabra a Dos Santos: la recaudación de impuestos reportada por el gobierno por las ventas de diamantes aumentó a 62 millones de pesos el año pasado desde los 10 millones de pesos en 1998.

Mucho más que eso fue sacado de contrabando del país, sostiene Even-Zohar. La compra de diamantes en bruto angoleños por un valor de 1,000 millones de dólares al año presionó a Leviev, quien estaba bajo presión constante para descargar los minerales rápidamente. No podía ofrecer constantemente a los mineros los mejores precios. 

“Entonces, los excavadores sabían que podían obtener mucho más por sus piedras, y eso condujo a un contrabando desenfrenado”, dice Even-Zohar.

Eso puede ayudar a explicar por qué Leviev perdió su exclusiva de Angola ese verano. Cuando se le pregunta acerca de haber sido derribado, Leviev se encoge de hombros. “No me digas todavía”.

Había dejado una larga estela de mala voluntad con De Beers en Angola y en marzo de 2000, el Sindicato persuadió a un juez belga para que confiscara un pequeño cargamento de diamantes que resultó ser de Leviev. Solicitó con éxito que le devolvieran las piedras unos meses después. De Beers todavía sostiene que el contrato de 1998 con Leviev’s Ascorp no es válido y está tratando de restaurar sus derechos en Angola y recuperar los 92 millones de dólares que dice que le debe el gobierno de Dos Santos.

El Sindicato tenía motivos para luchar pues el acuerdo de Ascorp significaba que, por primera vez, De Beers tendría que vender la producción de sus propias minas a otra persona, en este caso, a su archienemigo. En mayo de 2001, la empresa abandonó por completo Angola.

El siguiente punto crítico: Namibia, un país rico en diamantes que De Beers ha extraído desde que Ernest Oppenheimer compró las concesiones después de la Primera Guerra Mundial. Pero al igual que Rusia, Namibia quería procesar sus propias rocas, por lo que en el 2000 obligó a los productores a vender un suministro regular de diamantes en bruto a cortadores domésticos. De Beers se opuso, pero luego cedió y construyó una fábrica de corte con Namibia, pero le suministra bruto desde sus propias oficinas de Londres.

Nuevamente Leviev aprovechó la situación y en el 2000 pagó 30 millones de dólares por el 37% de Namibian Minerals. Como parte del trato, accedió a abrir una fábrica de pulido en la costa de Namibia. Más tarde, cuando el equipo de minería de Namco se averió, Leviev se peleó con sus socios cuando se negaron a aportar más dinero para las reparaciones. Así que se desquitó, obligando a la compañía a la bancarrota y luego comprando todas sus concesiones mineras por una miseria, aproximadamente 3 millones de dólares.

Sus sociedades en Rusia, Angola y Namibia representan parte del juego de Leviev por la propiedad directa de los suministros en bruto, geopolíticamente diversificados. Recientemente compró una parte de Camafuca en el noreste de Angola y una licencia de exploración de diamantes en los Montes Urales de Rusia. 

Supuestamente hizo una oferta sin éxito por una parte de Alexkor, la compañía minera de diamantes de propiedad estatal de Sudáfrica. También fracasó en un intento de cambiar sus concesiones de Namco por una parte de Trans Hex Group, una empresa minera que cotiza en bolsa con sede en Ciudad del Cabo; un probable escollo fueron sus vínculos con Arcady Gaydamak. (Leviev niega haber hecho ninguna oferta).

Leviev se jacta: “Soy el único comerciante de diamantes integrado verticalmente en el mundo”. Pero De Beers también se ha estado moviendo así. Su pérdida de dominio del mercado lo empujó hacia el sector minorista. Formó una empresa conjunta con Louis Vuitton y Moet, presentada en el 2000, para crear una marca de lujo que obtendría una prima sobre los diamantes sin marca. 

Cada socio aportó 200 millones de dólares, con la esperanza de obtener el tipo de márgenes que compensarían la pérdida de participación en el lado minero del negocio. Pero hasta ahora, todo lo que ha hecho es crear daños colaterales.

En julio de ese año De Beers eliminó 35 de sus 120 valuadores desde hace mucho tiempo (agregando 10 nuevos), lo que generó una especulación desenfrenada de que estaba manteniendo sus mejores suministros para su operación minorista. 

De Beers lo negó enérgicamente y dijo que eliminó a valuadores siguiendo su “proceso de revisión objetivo”. 

De Beers LV, como se conoce a la asociación, no ha tenido el impacto esperado. Hasta ahora solo hay una tienda independiente, en Bond Street de Londres y su tienda planificada de Madison Avenue se ha retrasado indefinidamente.

Aún así, la tendencia de marca impulsada por De Beers se ha incendiado: el grupo belga Pluczenik Group se asoció con la casa de moda Escada para crear el “corte Escada” de 12 lados para su exclusiva línea de joyería. 

Leo Schachter Diamonds, un accionista con sede en Tel Aviv, gastó al menos 5 millones de dólares para publicitar su diamante Leo de 66 facetas en revistas como People y Vanity Fair. 

Mientras que Tiffany patentó el diamante Lucida, un corte cuadrado de 50 facetas, William Goldberg de Nueva York produjo la variedad Ashoka de aspecto antiguo. Incluso Leviev está lanzando su propia línea de joyería de alta gama, apodada Vivid Collection, atesorando sus mejores piedras para estas piezas.

De igual forma Leviev se está moviendo más allá del antiguo juego de la superioridad y del sucio negocio de los diamantes. Lo ves en sus últimas inversiones con socios pues está financiando 1,000 millones de dólares en desarrollo inmobiliario en Rusia, incluidos tres edificios de oficinas en el centro de Moscú, y espera aportar una cantidad similar para oficinas y complejos residenciales en la ciudad de Nueva York, Dallas y San Antonio. 

También se puede ver en sus actividades políticas; en junio, negoció una reunión en Moscú entre Putin y líderes judíos estadounidenses, incluido James Tisch, director ejecutivo de Loews Corp., para discutir las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Tal vez su filantropía religiosa sea su último intento de legitimidad. Últimamente ha ampliado sus iniciativas de jabad, una vez confinadas a Rusia y otras ex repúblicas soviéticas, a Occidente. Este año está estableciendo una escuela en Dresde para enseñar a los emigrados judíos no religiosos acerca de la fe.

El año pasado abrió una nueva escuela en Queens, Nueva York, la cual atiende a 350 estudiantes judíos cuyas familias vivían anteriormente en Uzbekistán y Tayikistán. “

Se trata de permanecer fiel al legado de mi padre”, dice. “Todo lo que quiero es que la gente de estos lugares sepa que es judía”. Un momento después, es transportado al aeropuerto Sheremetyevo de Moscú, donde lo espera una caravana de SUV fuertemente custodiados.

Fuente: forbes

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Economía

Archegos Capital Management sacudió los mercados financieros con su liquidación masiva. Hoy surge una mayor preocupación: su opacidad.

Copyright © 2022 Brúxula News