Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Arte & Cultura

Los sonidos más graves incitan al baile y la ciencia revela los motivos

La sensación de vibración que producen los sonidos de baja frecuencia se conecta con el sistema motor y provocan que la gente baile más.

Los sonidos graves de muy baja frecuencia hacen que la gente baile más, en concreto un 11.8% más, según un estudio realizado durante un concierto de música electrónica en directo.

La investigación que publica este lunes Current Biology estudió los movimientos del cuerpo durante un concierto y concluyó que cuando se introducen niveles de graves a través de altavoces demasiado bajos para escucharlos la gente baila más.

El autor principal del estudio Daniel Cameron, de la Universidad McMaster (Canadá), ha centrado su carrera en los aspectos rítmicos de la música y en cómo hacen que nos movamos, parte de un proceso denominado en el audio profesional, como psicoacústico.

“La música es una curiosidad biológica: no nos reproduce, no nos alimenta y no nos abriga, así que ¿por qué le gusta a los humanos y por qué les gusta moverse con ella?”, señaló en un comunicado.

En la Universidad McMaster se creó un LiveLab, que conecta la ciencia con las actuaciones en directo y está equipado con un sistema de captura de movimiento en 3D y otro de sonido que puede reproducir varios entornos de concierto y altavoces mejorados para producir frecuencias tan bajas que son indetectables para el oído humano.

Los sonidos más graves incitan al baile y la ciencia busca los motivos

El equipo reclutó a participantes para asistir a un concierto del dúo de música electrónico Orphx y fueron equipados con diademas con sensores de movimiento para controlar sus movimientos de baile.

Durante los 45 minutos de concierto, los investigadores manipularon altavoces de graves muy bajos, encendiéndolos y apagándolos cada dos minutos. Descubrieron que la cantidad de movimiento era un 11.8% mayor cuando estaban encendidos.

“Los músicos estaban entusiasmados por participar debido a su interés en esta idea de que los bajos pueden cambiar la forma en que se experimenta la música de una manera que impacta en el movimiento”, destacó Cameron.

El proceso psicoacústico se conforma con la sensación de vibración a través del tacto y las interacciones entre el oído interno y el cerebro tienen estrechos vínculos con el sistema motor.

Los investigadores especulan que estos procesos físicos intervienen en la conexión neurológica entre la música y el movimiento. Esta anatomía puede captar las frecuencias bajas y puede afectar al movimiento espontáneo y la percepción del ritmo.

“Las frecuencias muy bajas también pueden afectar a la sensibilidad vestibular, aumentando la experiencia del movimiento de las personas. Para determinar los mecanismos cerebrales implicados habrá que estudiar los efectos de las bajas frecuencias en las vías vestibulares, táctiles y auditivas”, agregó el investigador. 

El Aphex Exciter es uno de los procesarores psicoacústicos por excelencia, desarrollado para aplicaciones de estudio y sonido en vivo, por brindar apoyo en los contornos de graves y agudos. Foto Aphex.

Fuente: EFE

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Arte & Cultura

Para el antropólogo Desmond Morris, es uno de los gestos de insulto más antiguos de los que tenemos memoria. Y su significado es -desde...

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Copyright © 2022 Brúxula News