Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Ciencia & Salud

La razón de que cientos de mujeres en Estados Unidos se están reconstruyendo el himen

Para ofrecer a sus maridos la ‘experiencia de virginidad’, cada vez más mujeres se someten a una este procedimiento. Conoce las consecuencias.

Pasa. En febrero, los medios, las marcas y las parejas vuelcan sus esfuerzos y sus intenciones para celebrar el amor entre las personas. Para el 14 del mes, ya conocemos los clásicos: cenas, flores y chocolates son los regalos más concurridos. Sin embargo, cada vez son más las mujeres en Estados Unidos que optan por una alternativa más radical: en lugar de darle una loción a sus parejas, deciden someterse a una reconstrucción de himen.

En este caso, no se trata de una sacralización de la virginidad. A diferencia de lo que sucedía en procesos similares en el pasado, las mujeres estadounidenses no lo están haciendo para simular que su esposo es su primera pareja sexual. Por el contrario, lo hacen por diversión. Estos son algunos de sus argumentos.

¿Por qué se rompe el himen?

reconstrucción de himen
GETTY IMAGES

Tal parece que las mujeres en Estados Unidos que se someten a una reconstrucción de himen entendieron finalmente que la virgindiad no depende de una membrana endeble en la vagina. Porque, justamente, eso es el himen:

“El himen es una membrana delgada. Con frecuencia cubre parte de la abertura de la vagina”, explica la Clínica Mayo.

Por siglos, bajo la influencia de la moral judeocristiana, se pensó que las mujeres que no tenían himen al llegar al matrimonio eran impuras. Más que nada, porque habían iniciado su vida sexual antes del matrimonio. Hoy sabemos que nada de esto es cierto: el himen puede romperseincluso antes de que una mujer inicie su actividad sexual.

A veces sucede por las actividades físicas que realizan las mujeres: ya sea ejercicio intenso o un esfuerzo considerable con las piernas. Para otras, sin embargo, sucede cuando introducen un tampón o se masturban. La realidad es que ésta es una membrana realmente delgada, que no aguanta el ritmo de vida de algunas mujeres.

Hay mujeres que ni siquiera nacen con él. En otras ocasiones, efectivamente se rompe cuando experimentan su primer coito. Por eso, también, algunas sangramos en nuestra primera penetración.

¿Por qué querrían reconstruir esta membrana?

Las mujeres que se están sometiendo a cirugías de reconstrucción ‘recreativa’ de himen tienen un objetivo claro. Para que sus parejas —generalmente, hombres— disfruten más del coito, le piden a un cirujano plástico que les haga una membrana artificial que cierre la abertura de la vagina.

Según la cobertura de Wired, este proceso quirúrgico se conoce como ‘himenoplastia’. Generalmente, explica la periodista de ciencia Neda Taghinejadi, “se cosen partes del himen roto a la vagina“, de manera que se imite la sensación de una membrana natural que debe de romperse. Para ello, se realizan ‘pruebas de virginidad‘. Para la autora, no tienen ningún tipo de validez científica.

“Los exámenes de virginidad no tienen absolutamente ningún mérito científico”, explica, “la Organización Mundial de la Salud los considera una violación de los derechos humanos y se sabe que ponen a las mujeres en riesgo de sufrir traumas psicológicos y daños físicos, incluida la muerte”.

A pesar de esto, las mujeres adultas en Estados Unidos van gustosas a estos procesos quirúrgicos, de manera que puedan “regalar a las parejas la ‘experiencia virgen‘”. El procedimiento, por supuesto, no es accesible para todos los ingresos. Generalmente, sucede en familias acomodadas que quieren añadir un elemento ‘de aventura’ a su experiencia sexual.

Romper la membrana

reconstrucción de himen
GETTY IMAGES

Lo verdaderamente peligroso es el fenómeno cultural que se esconde detrás. El culto a la virginidad viene de una idea falsa de que las mujeres valemos más si no hemos tenido relaciones sexuales. Este acercamiento al género no sólo es arcaico y anticuado, sino que es estructuralmente violento hacia las personas con vulva.

El himen no sólo es inservible, sino que no determina el valor de una mujer adulta. Por el contrario, desde este punto de vista, esta membrana endeble podría entenderse como un estandarte del patriarcado. Las mujeres en Estados Unidos que se someten a cirugías de reconstrucción de himen, tal vez sin saberlo, son víctimas de este paradigma objetivizante.

Romper la membrana —y dejarla así, rota— representa un empoderamiento del cuerpo femenino. Sabernos dueñas de nuestra sexualidad y de nuestras decisiones nos da un lugar político más digno y menos violento. Aún así, un mercado creciente de ‘cremas de virginidad’ que prometen regresar la vagina a su estado original se sigue alimentado en Estados Unidos.

Muchas veces, los resultados se quedan como eso: promesas, al servicio de un ideal inalcanzable —y ya añejo— de lo que una mujer debe de ser. Tal vez, lo mejor sería dejar la membrana rota. Así, la vagina puede respirar más.

Fuente: Muy Interesante

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Arte & Cultura

Para el antropólogo Desmond Morris, es uno de los gestos de insulto más antiguos de los que tenemos memoria. Y su significado es -desde...

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Copyright © 2022 Brúxula News