Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Arte & Cultura

Grotescas y ávidas de carne humana: así eran las sirenas originales en la Antigua Grecia

En la mitología griega no eran mujeres hermosas de cuerpos escultóricos; sino seres ligados al inframundo.

Cuando pensamos en una sirena inmediatamente se nos viene a la cabeza la imagen de una mujer blanca, delgada, pelirroja y hermosa. De piel tersa, ojos claros y labios finos, perdió la voz para estar con un príncipe europeo para siempre. Además de que ésta es la versión más suave de la historia original, la realidad es que no tiene nada que ver con la imagen original de estos fantásticos. Por el contrario, las sirenas de la mitología griega, según las narraron los poetas de la Antigüedad Clásica, eran bestias temibles, con hambre de sangre humana.

Esto es lo que sabemos.

¿Cómo son las sirenas según la mitología griega?

sirenas mitología griega
Wikimedia Commons

Las sirenas de la mitología griega no eran mujeres hermosas de cuerpos escultóricos. Por el contrario, lo más probable es que estuvieran ligadas al inframundo. En lugar de ser mitad ser humano y mitad pez, tenían alas negras, garras y dientes afilados, listos para descuartizar a los marineros.

Lo que es más: ni siquiera poseían voces angelicales. Por el contrario: sus gritos de guerra eran prácticamente una sentencia de muerte para los pescadores y capitanes navales. Así las describe Laura Mas para National Geographic Historia:

“En la mitología griega, las sirenas eran criaturas híbridas con cuerpo de ave y rostro de mujer que atraían a los marineros con sus hipnóticos cantos, conduciéndolos a un destino fatal”, explica la historiadora.

El primer registro textual que se tiene de estas bestias mitológicas está contenido en La Odisea, la célebre epopeya escrita por Homero. En ella, el poeta ciego narra las aventuras de Ulises —u Odiseo—, uno de los héroes más hábiles e inteligentes de la Antigüedad. En su búsqueda por regresar a Ítaca, su isla natal, después de años de guerra en Troya, tiene que enfrentarse a varios obstáculos.

Uno de ellos, es el canto pérfido de las sirenas entre las olas.

¿Cuáles son las características de las sirenas?

sirenas mitología griega
Ulysse et les sirènes (1867), de Victor Mottez-Joconde / Musée d’Art de Nantes / Wikimedia Commons

Los griegos no fueron los primeros en describir seres mitológicos que tenían cola de pez y torso de ser humano. Por el contrario, en la tradición babilónica se describen deidades de las aguas con estas características —y no, tampoco eran bellísimos, amables y pacíficos.

En The Mystery and Lore of Monsters, el historiador británico Charles J.S Thompson, ex curador del Royal College of Surgeons of England, describe a estos seres divinos como sigue:

“[…] la deidad Era u Oannes, el dios-pez… suele representarse con una cabeza barbuda con una corona y un cuerpo de hombre, pero de cintura para abajo tiene la forma de un pez”.

Según su punto de vista, los griegos pudieron haber adoptado estas primeras representaciones para crear su propio panteón de deidades marinas. Esto es así, asegura Thompson, porque la cultura mesopotámica es mucho más antigua que la grecolatina. De aquí que Tritón, el mensajero del dios del mar, tuviera esta forma también: mitad cola, mitad torso.

¿Cómo describe Homero a las sirenas?

sirenas mitología griega
Ulises y las Sirenas (1891), de John William Waterhouse / National Gallery of Victoria, Melbourne / Wikimedia Commons

Como decíamos, Homero fue un poeta ciego del siglo I a.C. Quizá es uno de los más citados en la historia de Occidente. En La Odisea, uno de los pasajes más famosos es aquel del encuentro de Ulises con las sirenas de la mitología griega. Para evitar caer en la locura que producían sus gritos ensordecedores, decidió atarse al mástil de su barco y taparle los oídos con cera a su tripulación.

Se las encontraron al abandonar la isla de Circe, una bruja con la que Odiseo vivió durante algunos años:

“Navegaréis cerca del islote de las Sirenas, las que hechizan a todo aquel hombre que se acerque a ellas. Todo aquel que escuche su voz será afectado por la locura y morirá ahogado en las aguas que rodean la isla”, escribió Homero.

De esta manera, el héroe y sus marinos no corrieron peligro alguno. Aunque él sí escucho los gritos de las bestias del mar, no pudo tirarse por la borda para que se lo comieran vivo. Por el contrario, pudo contenerse. Su equipo, por el contrario, no escuchó nada. Fue así como pudieron proseguir con sus aventuras, librando la batalla contra las sirenas hambrientas.

Otros registros de este mismo pasaje quedaron impresos en la cerámica tradicional griega. Especialmente, en la técnica negro sobre rojo, entre el 480 y 470 a.C. A Odiseo se le recuerda como un hombre valiente, que enfrentó ésta y muchas otras calamidades para volver a casa. En la actualidad, algunos investigadores piensan que, así como el héroe griego, otros marinos de la época sólo se encontraron manatíes en su camino.

Fuente: Muy Interesante

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Arte & Cultura

Para el antropólogo Desmond Morris, es uno de los gestos de insulto más antiguos de los que tenemos memoria. Y su significado es -desde...

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Copyright © 2022 Brúxula News