Connect with us

Hi, what are you looking for?

Brúxula News

Arte & Cultura

Arturo Campos, el científico hispano que salvó la vida de los astronautas en la misión apolo 13

Arturo Campos estaba dormido cuando recibió una llamada de emergencia: la nave de la misión Apolo 13 estaba por colapsar. Ésta es su historia.

Fue en abril de 1970. Una euforia generalizada rodeaba a la misión Apolo 13: era el tercer intento de Estados Unidos por mandar una nave tripulada a la superficie lunar. Sin embargo, incluso desde los primeros días, algo andaba mal. Primero fueron unos imprevistos menores. Por ello, los ingenieros a cargo la describieron inicialmente como “el vuelo más tranquilo del programa” en la NASA.

Originalmente, la idea era mandar a tres astronautas estadounidenses a la Luna. Como no se habían presentado inconveniencias mayores, Joe Kerwin, el comunicador en cápsula desde Houston dijo: “Estamos aburridos hasta las lágrimas aquí abajo”. Ni él, ni todo el equipo de científicos especializados, sabían a lo que se iban a enfrentar.

Houston, tenemos un problema

Arturo Campos
NASA

En ese entonces, Arturo Campos era un ingeniero eléctrico hispano. Por sus propios méritos, se ganó un espacio en la NASA como uno de los líderes de la misión Apolo 13, uno de los proyectos más ambiciosos de exploración espacial del siglo XX. El objetivo era que los astronautas Jim Lovel, Jack Swiger y Fred Haise llegaran a salvo a la superficie lunar.

El 13 de abril de 1970, Arturo Campos estaba dormido cuando recibió una llamada de emergencia: tenía que presentarse a trabajar inmediatamente. Al llegar a la base, se enteró de lo siguiente:

“[…] un tanque de oxígeno de un módulo de servicio a bordo de la nave espacial del Apolo se había perforado. Se había perdido el suministro normal de electricidad, luz y agua en el módulo de comando, dejando a los astronautas  atrapados en una nave espacial averiada”, explica el portal oficial de la misión.

La nave ya estaba a unos 330 mil kilómetros de la Tierra. Con la fuente principal de oxígeno inservible, se abandonó de inmediato el objetivo inicial de la misión. Lo fundamental era que Lovel, Swiger y Haise llegaran vivos al planeta nuevamente. En ese momento, nadie tenía muchas esperanzas de que se consiguiera.

A pesar de que existían protocolos de emergencia, ensayados previamente durante años, la situación ameritaba un nivel de especialidad y calma pocas veces conciliables en escenarios así. A todas luces, la contingencia requeriría de atención en tiempo real. Cada segundo contaba.

Movimientos precisos

Arturo Campos diseñó previamente el plan para evitar catástrofes más allá de la estratosfera. Por ello, sólo él podía atender la emergencia de la misión Apolo 13. Según documenta la NASA, para garantizar que los 3 astronautas regresaran vivos a la Tierra, era necesario realizar movimientos precisos y calculados fríamente:

“[…] la energía eléctrica del módulo lunar al sistema de equipamiento de los módulos de comando y de servicio, dando a los astronautas energía suficiente para regresar a salvo”, explica la agencia.

A pesar de que Campos tenía ascendencia hispana —y en ese momento, la tolerancia no era común entre las élites científicas estadounidenses—, se había ganado el respeto de sus colegas por ser un ingeniero acertado. En cuanto llegó a la Sala de Evaluación de la Misión en el centro Johnson de la NASA, se dispuso a reescribir el protocolo que había diseñado. Literalmente, contrarreloj.

“Cuando me llamaron, volví a escribir el plan sobre la marcha”, se dice que fueron sus palabras. “Un año antes, había escrito procedimientos para esa eventualidad”.

Después de un par de horas, Arturo Campos consiguió reformular su estrategia para traer a los astronautas a salvo. Su equipo logró seguir las instrucciones al pie de la letra y a tiempo. Sólo así, fue que Lovel, Swiger y Haise consiguieron aterrizar sanos y salvos de vuelta en la Tierra. Sin Arturo Campos, la misión Apolo 13 hubiera terminado seguramente en un accidente fatal.

Fuente: Muy Interesante

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You May Also Like

Mundo

El Excelsior Pass se hizo realidad gracias a dos demostraciones piloto y una prueba beta que incluyó a miles de neoyorquinos.

Empresas

El 22 de marzo pasado, la firma dio a conocer que entraría en un concurso mercantil.

Ciencia & Salud

Un estudio, coordinado por el Instituto de Microbiología del ejército alemán, ha revelado que el paciente con Covid-19 deja de ser contagioso cuando las muestras nasofaríngeas y...

Economía

Archegos Capital Management sacudió los mercados financieros con su liquidación masiva. Hoy surge una mayor preocupación: su opacidad.

Copyright © 2022 Brúxula News